Por favor, espere... Procesando...

La Academia - Agencia de Colocación

<l10n>
  <Item>
    <Idioma>es</Idioma>
    <Texto>Entrevista de Trabajo</Texto>
  </Item>
</l10n>

Entrevista de Trabajo

VOLVER AL MENÚ

La entrevista de trabajo es el momento más importante de todo el proceso de búsqueda de empleo ya que todo lo hecho anteriormente, elaboración del currículum y envío de carta de presentación, tienen como finalidad conseguir esa entrevista. A una entrevista de selección llegan los candidatos que tienen alguna posibilidad de ser contratados, de ahí que sea tan importante prepararla.

TIPOS DE ENTREVISTA

Las entrevistas de trabajo podemos clasificarlas en distintos tipos según:

  • El número de participantes. En este caso puede ser individual o colectiva.
  • Como esté estructurada. Podría ser, directiva, no directiva o mixta.
  • El grado de tensión, que podrá ser  normal, dura, o de choque.

Respecto al número de participantes, será individual cuando haya sólo un entrevistado y un entrevistador, y colectiva cuando haya más de un entrevistador al mismo tiempo.

En ocasiones el usuario pasa por diversos entrevistadores en distintos momentos que pueden tener capacidad para decidir cuál es el candidato más idóneo (entrevista individual).

En cambio, hay veces que se opta porque estén reunidos todos los entrevistadores que tienen que tomar la decisión final, con lo cual, el entrevistado se “enfrentaría” a distintos entrevistadores al mismo tiempo (entrevista colectiva).

Respecto a la estructura, se hablará de directiva, cuando el guión de preguntas esté cerrado de antemano.

De esta forma, todos los entrevistados contestan las mismas preguntas. Éstas suelen abarcar muchos aspectos, tanto laborales como actitudinales, incluso personales. Se usan principalmente para comprobar o corroborar los datos que vienen recogidos en el currículum.

Cuando se habla de entrevista no directiva es para hacer referencia a aquellas que no disponen de un formato de preguntas cerradas, sino que se lanzan temas y donde se observa la capacidad para desenvolverse del usuario, sus valores, actitudes…

Por último, la entrevista mixta, es aquella que combina preguntas de las dos entrevistas anteriores. Normalmente suele seguir un guión establecido, para pasar cuando éste se agote a preguntas más abiertas que sondeen aspectos personales del entrevistado.

Sobre el grado de tensión, se tiene que tener en cuenta que todas las entrevistas tienen un grado de tensión que se desprende principalmente de las expectativas, los miedos que presente el entrevistado.

Cuando el entrevistador no aumente con sus preguntas o las situaciones que plantee más tensión, se hablará de entrevista de tensión normal. En cambio, hay ocasiones donde por la naturaleza del trabajo a desarrollar es necesario observar la capacidad de respuesta  que tiene un usuario ante distintas situaciones o su capacidad para controlar situaciones difíciles.

Es, en estos casos cuando, cuando el entrevistador opta por aumentar la tensión en la entrevista dando lugar a lo que se conoce como entrevistas “duras” o de “choque”.

PRINCIPALES PAUTAS PARA HACER UNA ENTREVISTA

  • Estar relajado, dar la sensación de tener la situación “controlada”. Ser naturales.
  • Empezar con un saludo estirando bien la mano, ni muy fuerte ni muy débil.
  • No aceptar un cigarrillo, ni comida aunque nos lo ofrezcan.
  • Durante la entrevista, prestar atención a las preguntas y no interrumpir. Evitar hablar de vacaciones o política de la empresa en cuanto a subidas de sueldos.
  • Nos dirigiremos a nuestro interlocutor dándole el trato de “usted”, a no ser que se nos pida lo contrario. Utilizaremos su primer apellido.
  • Debemos mirar a los ojos del entrevistador; así demostraremos seguridad y dejaremos que sea él quien dirija la entrevista.
  • Debemos tener en cuenta que la entrevista tiene una duración determinada con lo cual el tiempo que tenemos para convencer con nuestras respuestas al entrevistador es limitado.
  • Mantener una actitud positiva.
  • Ser sincero. Conocer perfectamente el currículum que presentamos para poder hacer frente a cualquier pregunta que se nos haga.
  • Cuidar el lenguaje no verbal: no frotarnos las manos constantemente, no taparnos la boca o mirar hacia abajo, no mover las piernas con insistencia dando la sensación de inseguridad y de pérdida de control.

PREPARANDO LA ENTREVISTA

Antes de acudir a una entrevista de trabajo es muy recomendable que te prepares bien. Siempre hay que transmitir una sensación de seguridad y de confianza, y para ello, lo mejor es mantener la situación bajo control, estando seguro de lo que se hace.

  • Infórmate todo lo que puedas sobre la empresa antes de acudir a la cita
  • Estudia tus aptitudes, tu experiencia y tu educación. Averigua cuáles son tus fuertes y explótalos
  • Lleva el currículum y conócelo perfectamente, ya que se basarán en él para preguntarte
  • Hazte una relación de tus puntos débiles y prepara argumentos para defenderlos
  • Si te citan por escrito, lo correcto es que llames para confirmar tu asistencia
  • No acudas con gafas oscuras
  • Comprueba tu apariencia. Es conveniente que evites llevar ropa llamativa; siempre es recomendable ir bien vestido, limpio y afeitado.
  • Preséntate en la entrevista solo, sin compañía.
  • Llega pronto, unos cinco minutos antes. La puntualidad es un buen signo.
  • Prepara la entrevista, el seleccionador va a hacerlo también

EL MOMENTO CLAVE DE LA ENTREVISTA

Ha llegado el momento. Te encuentras ante la persona o las personas de las que depende contratarte o no y te juegas el posible empleo en una sola entrevista de trabajo. No lo desaproveches.

Te recomendamos que sigas una serie de consejos y recomendaciones básicas:

LA POSTURA Y LAS FORMAS

  • Las primeras impresiones son de gran importancia, así que, debes dar una buena impresión. Muchos empresarios consideran que tras haber visto entrar por la puerta a un candidato, observar la forma de dar la mano y sentarse, son capaces de decidir sobre su valía
  • Saluda al entrevistador con una fórmula convencional.
  • Siéntate derecho. Sentarse al borde de la silla suele denotar inseguridad, y hacerlo repantigado, falta de respeto.
  • No seas el primero en extender la mano, espera a que tomen la iniciativa ellos.
  • Saluda con un apretón de manos y sonríe, mirándole a los ojos
  • No te sientes hasta que te lo digan
  • No tutees si no te lo indican
  • Estate atento y simpático
  • Evita ponerte nervioso y, si lo haces, evita los gestos que lo demuestran (morderse las uñas, golpear con el boli en la mesa, agitarse en el asiento…)
  • No fumes
  • No interrumpas
  • Mira al entrevistador a los ojos, pero sin intimidar
  • Deja que él tome la iniciativa
  • No hables demasiado, ni demasiado poco. En el equilibrio está la virtud.
  • Cuida tu lenguaje
  • No peques de agresivo ni de sensibilón
  • No te aproximes mucho a él
  • No pongas los codos encima de la mesa del entrevistador
  • No cruces los brazos, puede parecer que estás a la defensiva
  • Si te ofrecen una bebida puedes aceptar pero, que no sea alcohólica

LA FORMA DE EXPRESARTE

  • Piensa antes de contestar
  • Responde clara y brevemente
  • Di siempre la verdad
  • Si te preguntan sobre ti mismo, enfatiza tu formación, experiencia y resultado de tus trabajos
  • No uses palabras rebuscadas
  • No respondas con evasivas o dudas, ni con monosílabos
  • No esperes demasiado tiempo para responder, podría parecer síntoma de distracción
  • No utilices expresiones tajantes “siempre, nunca”, ni utilices latiguillos “osea”, “este”, “bueno”…
  • Muestra entusiasmo por el trabajo, pero no lo supliques
  • Nunca hables mal de las empresas en las que has trabajado
  • No te niegues a responder preguntas
  • Si te hacen preguntas de tipo cómo: si va de viaje con su novio ¿qué piden, una o dos habitaciones?; responde que en tu opinión ese asunto es irrelevante para deducir tu idoneidad para el puesto al que optas. Dilo con seriedad pero no con agresividad. Estas preguntas valoran tu control emocional

LA ACTITUD

  • Piensa positivamente
  • No pidas el puesto como si fuera una limosna
  • No digas que necesitas terriblemente el trabajo
  • No critiques a pasados empresarios

EL INTERÉS

  • Haz preguntas, pero sin parecer prepotente
  • Si tienes dudas, pregunta sobre las posibilidades de promoción, la empresa o el puesto de trabajo
  • Los temas económicos siempre son espinosos. Pregunta si tienes dudas, pero que no parezca que es tu principal motivación.
  • Expresa siempre tu agradecimiento

LO QUE NUNCA SE DEBE HACER EN UNA ENTREVISTA

A la hora de afrontar una entrevista de trabajo, cada persona  tiene sus trucos, sus estrategias y sus métodos para lograr transmitir lo mejor de sí. En principio, no hay ningún manual escrito que sirva de guía infalible para lograr la entrevista perfecta. Sin embargo, si que hay un listado de cosas que debes evitar a toda costa si no quieres echar a perder tu oportunidad.

Esto es lo que nunca debes hacer en una entrevista de trabajo:

  • Llegar tarde. La falta de puntualidad cuando ni siquiera has comenzado a trabajar ya da mala imagen de tí. Por regla general es recomendable llegar unos 5 o 10 minutos antes de la hora a la que estás citado, para evitar imprevistos que te hagan llegar tarde. Si no sabes llegar al sitio, infórmate antes de salir.
  • Presentarte mal vestido o sin arreglar. La imagen dice mucho de tí, así que cuando te presentes en una entrevista, ten en cuenta la imagen de la empresa y arréglate conforme a ella. No es necesario ir siempre de traje, esto depende de cada empresa, pero si que hay que procurar mostrar una imagen profesional y fiable.
  • Ir acompañado. Aparecer en la entrevista acompañado de amigos, padres, familiares, da imagen de poca independencia e iniciativa. Evítalo.
  • Provocar interrupciones. Siempre que acudas a una entrevista de trabajo asegúrate de tener apagado el télefono móvil o celular, ya que podría sonarte en mitad de la charla, provocando una situación incómoda. Mentalízate: en ese momento no hay nada más importante que la entrevista.
  • Mostrar los nervios, la ansiedad o el estrés. El lenguaje corporal también cuenta para el entrevistador, así que evita cualquier gesto que denote tu estado de ánimo, especialmente si éste es negativo: morderse las uñas, revolverse en la silla, dar golpecitos con el bolígrafo…
  • Estar pendiente del tiempo. Mirar constantemente el reloj da imagen de ansiedad y de que se tienen cosas más importantes que hacer. Relájate y muéstrate confiado.
  • Mostrar desgana, desprecio o pesimismo. No importa que realmente no sea lo que esperabas o haya cosas que no estés de acuerdo, procura ser positivo y ver la cara buena de cada situación. Sonríe y procura crear empatía.
  • Centrarse en el tema económico. La entrevista de trabajo no es el momento adecuado para negociar las remuneraciones ni los salarios. Centrarse demasiado en el aspecto monetario causa una mala imagen ante el entrevistador y puede ser contraproducente. Si es necesario, pregunta, pero sé discreto, no parezcas ansioso.
  • Ser descortés. Agradece a la empresa y al entrevistador la oportunidad que te brindan, resalta los aspectos positivos y olvida los reproches.

Algunas  preguntas difíciles de la entrevista de trabajo

Os hemos seleccionado las 7 preguntas claves  a las que probablemente nos enfrentaremos en una entrevista de trabajo.

De tu respuesta dependerá que consigas el puesto de trabajo, así que procura ir preparado. Que nos llamen a una entrevista de trabajo ya es suficientemente difícil hoy día como para no ir preparados y dejarlo todo a la improvisación.

 He aquí las preguntas tal como probablemente te las haga el entrevistador (no lo tutees si él no lo hace primero)

  1. ¿Qué puede decirme de si mismo? Seguramente será una de las primeras preguntas que le hagan y su finalidad es evaluar su capacidad de respuesta. Lleve la respuesta preparada. Hable de forma natural y breve sobre los logros más sobresalientes de su vida y de los puestos de trabajo anteriores que tengan alguna relación con el pueto al que se presenta. Se trata de hacer ver al entrevistador que usted es la persona adecuada para cubrir ese puesto de trabajo
  2. ¿Qué cree que puede aportar a nuestra compañía? Aproveche para demostrar que se ha informado sobre la compañía. Hable de por qué su personalidad encaja en la cultura de empresa de esa compañía con la que usted, obviamente se siente tan identificado. Evite hacer descalificaciones sobre su anterior empresa. Si el entrevistador insiste en sacarle el tema de su trabajo en empresas anteriores, trate de evitarlo con diplomacia, pero lo que no debe hacer en ningún caso es hablar mal de su anterior compañía,  jefes, compañeros, etc.
  3. ¿Por qué piensa usted que es el candidato adecuado a este puesto? Responda con naturalidad. No sea modesto, ni tampoco pretencioso (tampoco conoce al resto de candidatos). Simplemente trate de demostrar que su cualificación profesional, experiencia y aptitudes encajan con el perfil buscado para ese puesto de trabajo.
  4. Preguntas personales del tipo… ¿Tiene pareja?, ¿piensa tener hijos?.. y alguna otra que suelen hacerse mucho más comprometedoras que seguramente le harán sentirse incomodo. Se trata de eso, el entrevistador quiere ver su reacción. Si no le es inconveniente responda con naturalidad, pero si la pregunta le parece discriminatoria o atenta a su intimidad, hágaselo saber al entrevistador o trate de rehuirla de manera diplomática. Eso sí, haga lo que haga, hágalo siempre con firmeza pero con cordialidad.
  5. Preguntas conflictivas. Nos referimos a aquellas preguntas que están relacionadas con nuestros puntos débiles respecto al puesto de trabajo. Por ejemplo, preguntas sobre nuestra falta de experiencia, periodos en blanco en nuestro CV, falta de formación en algún aspecto concreto, etc. La mejor forma de afrontarlas es contestando con sinceridad pero viendo el aspecto positivo de cada circunstancia: por ejemplo: Si nos preguntan por nuestra falta de experiencia, podemos responder que somos una persona con dedicación, perfeccionista y que aprende con rapidez. Si nos hacen algún comentario sobre que nuestro nivel de inglés no es suficiente (y es así) podemos decir que somos conscientes de ello, pero que estamos dispuestos a mejorar apuntándonos a un curso inmediatamente.
  6. ¿Cuáles son sus expectativas económicas? Esta es una de las preguntas más comprometidas. La mejor manera de abordarla es decir que se espera un salario acorde con el trabajo y responsabilidades que se van a desempeñar. Que lo más importante para nosotros es ser útil a la compañía y que de la misma manera esperamos que la empresa sepa reconocer nuestra valía. No obstante, conviene ir informado sobre el sueldo medio de ese puesto de trabajo y llevar, no tanto una cantidad concreta como un rango del tipo: 20.000 y 23.000€.
  7. ¿Tiene alguna pregunta o duda? Probablemente sea la última pregunta. Aproveche la oportunidad para preguntar cualquier duda que le haya quedado sobre la compañía en general o sobre el puesto de trabajo en concreto.

VOLVER AL MENÚ

La Academia - Nº. Aut: 0700000045 - Calle Balbuena, 44 - 13300 Valdepeñas, Ciudad Real - Teléfono: 926312072 - Fax: 926312072 - oficina@laacademia.net